Bienvenido al Nuevo Sitio de Facilitadores Judiciales! Vea el Archivo Histórico en el Sitio Antiguo.
Menu
viernes 31 julio, 2015

Facilitadores judiciales: Instrumento preventivo en la Trata de Personas

Tegucigalpa.  En varios de los países donde los Facilitadores Judiciales ejercen su labor voluntaria con la difusión de información sobre leyes y derechos humanos, una charla sobre Trata de Personas podría cambiar la vida de una persona.

El conocimiento sobre Trata de Personas para propósitos de explotación laboral y sexual dirigido a población en situación de vulnerabilidad previene este delito. La información que la población domine sobre sus Derechos Humanos y más específicamente, sobre Trata de Personas aleja a las posibles víctimas de los victimarios.

En América, 8 países cuentan con un ejército de más de 9,800 voluntarios dispuestos a seguir informando sobre leyes y derechos: Los facilitadores y facilitadoras judiciales.

Específicamente en países como Nicaragua y Paraguay, las Cortes Supremas de Justicia que tienen asesoría técnica de la Organización de Estados Americanos, a través de su Programa Interamericano de Facilitadores Judiciales (OEA/PIFJ) que promueve inclusión de la Trata de Personas en el plan de formación de los Facilitadores judiciales, estos posteriormente repliquen estas charlas en su comunidad.

Los Facilitadores Judiciales son líderes comunitarios en el área urbana y rural, seleccionados por la población, reconocidos por las autoridades. Los jueces locales los capacitan en temas judiciales que sean del interés de la comunidad.

Además de difundir leyes y normas, los facilitadores judiciales auxilian a los jueces locales en trámites, asesoran a la población en asuntos judiciales, realizan mediaciones o conciliaciones donde la ley lo permite y finalmente, remiten a las autoridades correspondientes los casos que no son de su competencia.

La Trata de Personas es un delito grave, es el comercio ilegal de seres humanos con propósitos de esclavitud reproductiva, explotación sexual, trabajos forzados, extracción de órganos, o cualquier forma moderna de esclavitud.

En caso de trata de personas, los facilitadores judiciales hacen un trabajo preventivo, donde dan a conocer a sus comunidades las leyes y procedimientos en caso de ser víctimas de este delito, empoderan a las personas en las leyes y sus derechos.

Rescatar a una persona que es víctima de trata, es difícil, puede significar sufrimiento para la familia, esfuerzo procedimental de justicia y de seguridad y finalmente, un trauma para víctima.

En Nicaragua, se ha integrado al plan de capacitaciones del facilitador judicial la capacitación en la Ley 896 contra la Trata de personas como parte de la formación brindada en el Servicio Nacional de Facilitadores Judiciales.

Durante un evento para este fin, la Doctora Ángela Dávila Navarrete, Magistrada Presidenta de la Sala Penal Uno del Tribunal de Apelaciones de Managua y a cargo del Programa de Facilitadores Judiciales en esta ciudad instó a los participantes a brindar charlas y motivar a la población a estar alerta ante el delito de la Trata de Persona.

En Paraguay, la Fiscalía cuenta con la Unidad Especializada en la Lucha contra la Trata de Personas y Explotación Sexual en Niños, Niñas y Adolescentes.  La Corte Suprema de Justicia a través del Sistema Nacional de Facilitadores Judiciales estableció Convenio con dicha Unidad.  La Fiscalía capacitó a los jueces de Paz y estos a los facilitadores judiciales. De dicho proceso de capacitación, hoy 17,381 personas han recibido información por parte de los Facilitadores Judiciales en 15 departamentos y 148 municipios de la República del Paraguay.

El Programa Interamericano de Facilitadores Judiciales de la OEA se encuentra presente en ocho países de América: Guatemala, El Salvador, Honduras, Nicaragua, Costa Rica, Panamá, Paraguay y Argentina. Actualmente cuenta con  9,800 facilitadores judiciales que atienden aproximadamente a 4.7  millones de personas en condiciones de vulnerabilidad.

En 2014, el 40% de los Facilitadores Judiciales eran mujeres, prestaron 162 mil servicios, dieron charlas a 250 mil personas. Ello benefició a medio millón de personas y evitó el arribo de más de 30 de mil “casos” a los tribunales.

Los Facilitadores Judiciales recibieron capacitación en delitos relativos al tráfico de personas y realizaron charlas en sus comunidades sobre este tema, con un enfoque fundamentalmente preventivo.

Asimismo, existen cientos de facilitadores judiciales que laboran en áreas fronterizas que en su labor diaria aconsejan e informan a la población sobre la trata de personas y otras situaciones vinculadas a los Derechos Humanos y la migración.