Bienvenido al Nuevo Sitio de Facilitadores Judiciales! Vea el Archivo Histórico en el Sitio Antiguo.
Menu
domingo 1 mayo, 2016

Héroes de la justicia

Tierra Adentro

Muchos kilómetros recorren los facilitadores, pero gran voluntad de lograr la paz.

Los facilitadores judiciales comunitarios -FJC- son hombres y mujeres que sin recibir pago alguno ofrecen su tiempo al servicio de los demás y de sus comunidades como parte del Sistema Nacional de Facilitadores Judiciales Comunitarios (SNJC).

Su función principal es “servir de enlace entre la ciudadanía y el Órgano Judicial para garantizar un genuino y eficiente acceso a la justicia, promover una cultura de paz y fortalecer mecanismos de prevención”.

Entre las actividades que realizan está: coadyuvar con la administración de justicia promoviendo la utilización de los medios alternos de solución de conflictos.

Porfirio Pineda, quien vive en la comunidad de La Yiyi, corregimiento de Llano Catival, distrito de Mariato, Veraguas, es un vivo ejemplo de un facilitador judicial y comentó que, gracias a los conocimientos adquiridos sobre técnicas para la mediación comunitaria, las personas se acercan a él para pedirle que les ayude en la solución de algún conflicto.

Con la certeza de que donde hay paz, hay crecimiento económico y progreso para todos, recordó que realizó una mediación en que la persona que la solicitó lo hizo siguiendo consejo de la corregidora de Llano Catival que la remitió en calidad de facilitador judicial, y eso le llenó de satisfacción al saber que confían en él como promotor de paz”.

Sin dar los nombres de los protagonistas, porque la confidencialidad es una de las reglas de la mediación, narró la forma en que se dio ese encuentro para buscar una salida pacífica al problema. Se trataba de un conflicto producto de la quema de parte del terreno de la afectada, pero el vecino se encontraba en otra provincia desde donde llamó para decir que estaría presente en la fecha de la mediación, día en que ambos salieron ganando porque llegaron a un acuerdo que reposa en el Juzgado de Mariato, y continúan siendo buenos vecinos y amigos. “Si el pleito hubiera ido a los juzgados, ambos habrían gastado mucho dinero, y por aquí la mayoría vivimos de lo que producimos”, dijo con un aire de satisfacción.

Porfirio agregó que no solo se es mediador entre personas, sino también entre personas e instituciones y memoró el día en que medió entre la comunidad y la Autoridad del Tránsito y Transporte Terrestre, a fin de buscar una solución al problema del transporte.

  • Son trabajadores anónimos que hacen una gran labor en medio de muchos riesgos que surgen.
  • Si alguno de los pleitos hubiera ido a juzgados, ambos habrían gastado mucho dinero.

Fuente:

Día a Día

Por: Rafael Alexis Álvarez

diaadia@epasa.com

http://www.diaadia.com.pa/tierra-adentro/h%C3%A9roes-de-la-justicia-292351